• Home
  • Categoría: procomún

Pensando el espacio vecinal Guatemala

El próximo sabado 11 de noviembre a las 11 de la mañana comenzaremos una nueva jornada de actividades en el antiguo colegio Guatemala, en la calle Celanova del barrio del Pilar.

Durante todo el día tendremos un mercadillo de productos agroecológicos, además de dar cobijo a varias iniciativas ciudadanas. Por la mañana, la Asamblea de la REC, Red de Espacios Ciudadanos, y por la tarde, talleres como el de agrocompostaje y moneda social MOLA, arte urbano, teatro de calle y danzas del mundo, para finalizar con una jam session de folk.

Esperamos que poder compartir el dia con todas las vecinas y vecinos de la zona!

Haciendo la historia del barrio

Las historias se van construyendo a lo largo de los tiempos a través de las percepciones de las personas que las han vivido. Unas veces nos las encontramos en formato escrito o en formato oral, y otras son visualizaciones, ya sean de imágenes que nos han llegado o de espacios y construcciones físicas que conviven con nosotras.

La Historia, con mayúsculas, la que nos enseñan en las escuelas, suelen ser los relatos de las clases dominantes y vencedoras de los conflictos de clases y patriarcales, y pocas veces nos llegan las voces de quienes fueron aniquiladas.

Cualquier relato, incluso los realizados en primera persona, son construidos desde la percepción actual de lo que ocurrió en el momento pasado y, por lo tanto, nunca podemos considerar las historias, ni la Historia, como la verdad absoluta de lo que ocurrió, por qué y cómo.

Pero eso, precisamente, no es lo importante. Lo importante de las historias y de la Historia, es la percepción actual (la construcción colectiva) que queramos darle. El para qué de la reconstrucción del relato.

Así, el Grupo de Historia Urbana Barrio del Pilar, que tiene su sede en la Escuela Popular de Personas Adultas, nos invita el próximo lunes 9 de octubre a reflexionar colectivamente sobre el periodo 1973-1975, como primer acercamiento a nuestra historia, a nuestras historias, partiendo de la documentación existente y de los relatos de personas que vivieron esos años.

Pensando en el trabajo comunitario

Las condiciones imprescindibles para un trabajo comunitario desde las administraciones son:

  • predisposición de algunxs profesionales para llevarlo a cabo
  • que se puedan negociar tiempos y recursos

Después ya vienen otras condiciones que facilitan el proceso y aumentan las posibilidades de éxito:

  • formación y seguimiento metodológico
  • posibilidad de trabajar a largo plazo
  • existencia de movimientos sociales
  • poder trabajar en un territorio suficientemente pequeño

Cuando hablo de trabajo comunitario me refiero a un trabajo basado en un plan definido participadamente con la gente y que marca el punto en el horizonte hacia el que caminar de forma conjunta e integral. Para hacer un trabajo comunitario no basta salir a la calle y trabajar con un par de grupos de forma independiente.  La imagen física puede ser la de distintas manchas de aceite, pequeñas y concretas pero que van fluyendo hacia una única gran mancha que impregne todo el territorio, todas las actuaciones y que, además, la gente se la apropie. El objetivo a largo plazo es que se convierta en la forma “normal” de trabajar por todo el personal técnico o voluntario que incida en la zona. No es, por supuesto, que haya una forma rígida de hacer las cosas, sino que sea “normal” trabajar coordinadamente, según un plan establecido y con la participación continua de la población.

Este podría ser el resumen del espacio formativo que sobre el trabajo comunitario tuvimos el pasado  9  de febrero en la mesa de participación y desarrollo comunitario del distrito. Un espacio que estuvo dinamizado por Loli Hernández, persona de gran experiencia en el trabajo comunitario, y con la que tuvimos la suerte de poder contar para la sesión.

El trabajo comunitario es uno de los retos que tenemos en los barrios de Madrid, y en concreto en el nuestro. Por eso, estos espacios formativos como este son indispensables y necesarios.

Un marco común para compartir espacios sociales autogestionados

La Red de Espacios Ciudadanos es una conversación abierta desde hace años en Madrid alrededor de ideas relacionadas con intereses compartidos entre espacios sociales autogestionados. Desde un principio, el conocimiento y análisis de procesos de autogestión en otras ciudades han sido motivación y tarea para esta red.

En primavera de 2015 se activó la recopilación y análisis comparado de diferentes convenios entre iniciativas de gestión ciudadana y administraciones públicas. Este trabajo resultó en una suerte deproceso de autoformación que considerábamos importante para poder proponer al Ayuntamiento de Madrid el desarrollo de un marco para los bienes comunes. En concreto, herramientas para el uso de inmuebles y lugares por parte de iniciativas de gestión abierta y autónoma, que generen comunes urbanos que nos permitan experimentar formas de  autoorganización en lo social, en lo cultural, en lo económico y en lo político.

En las experiencias de cesión que conocemos rigen diferentes convenios. En todas ellas se han consensuado acuerdos acordes con los objetivos y características de la comunidad promotora que, a la luz de la experiencia acumulada, no han resultado del todo satisfactorios, flexibles ni funcionales. El Marco Común se presenta como una oportunidad para que administración municipal e iniciativas ciudadanas  puedan normalizar y democratizar este tipo de acuerdos, haciéndolos más transparentes y accesibles a cualquier comunidad con voluntad de construir comunes en nuestra ciudad.

En la presentación del próximo sábado, 30 de enero, haremos pública la propuesta de Marco común que desde la Red de Espacios Ciudadanos hemos elaborado, a la vez que celebramos y seguimos pensando juntas varias iniciativas de la ciudad de Madrid y otras que vienen a visitarnos desde varios puntos del territorio ibérico.

Seguiremos caminando abiertas a procesos de pensamiento colectivo que puedan avanzar en la construcción de entendimiento en esta y otras redes, así como con las administraciones públicas y con toda la ciudad y el territorio.

Os animamos a uniros en comunidades y a esta aventura colectiva para pensar e impulsar nuevas formas de construir la ciudad y sus espacios desde lo abierto y lo colaborativo. Nos queda todo un mundo por pensar, gestionar y celebrar.