• Home
  • Consumo Ecológico

Consumo Ecológico

El consumo y la producción de aquello que consumimos van de la mano de la economía, es decir, de los intereses del mercado y las empresas.

Por eso cuando hablamos de consumo ecológico, responsable, solidario, estamos hablando de todo lo que se refiere a otra economía, otra forma de entender nuestra relación con el hacer, con el trabajo… con las personas y con el planeta. Conceptos como soberanía alimentaria son claves para entenderlo.

“La soberanía alimentaria da prioridad a las economías locales y a los mercados locales y nacionales, y otorga el poder a los campesinos y a la agricultura familiar, la pesca artesanal y el pastoreo tradicional, y coloca la producción alimentaria, la distribución y el consumo sobre la base de la sostenibilidad medioambiental, social y económica. La soberanía alimentaria promueve el comercio transparente, que garantiza ingresos dignos para todos los pueblos, y los derechos de los consumidores para controlar su propia alimentación y nutrición.” Declaración final de Nyéléni, Selingué, Mali 2007.

Pero, además de la alimentación, que es la base de la vida, hemos creado en nuestro entorno múltiples problemas ambientales. Las basuras y residuos en general que producimos, el ruido, la contaminación electromagnética, la contaminación del aire…, todo ello nos habla de nuestro estilo de vida, de nuestras formas de producir y de consumir, del objetivo de conseguir mayor ganancia con el menor coste posible…

Nos hemos preguntado alguna vez, ¿qué quiere decir con el menor coste posible? ¿El menor coste posible para quién?

¿Alguien contabiliza el coste que para el medio ambiente y para nuestra salud supone el uso de energías fósiles, carbón, petróleo…?  el uso de cada vez mayor espacio para construir ciudades, para almacenar los residuos que producimos…?

¿Nos hemos preguntado por qué en lugar de producir objetos que duren, hay toda una planificación para que los objetos duren solo un tiempo determinado? ¿Por qué seguimos aceptando la llamada obsolescencia programada y por qué nos dejamos enganchar en la obsolescencia percibida? 

Por qué, a pesar de las consecuencias para nuestra salud, seguimos consumiendo productos alimenticios elaborados con pesticidas, con aditivos químicos que nos dañan a corto, medio y largo plazo?

Partidarias de la reutilización, de la reparación, del consumo responsable y del trueque, hemos reivindicado en numerosas ocasiones la necesidad de que el Ayuntamiento se dote de espacios donde sea posible realizar esta actividad que, por otra parte, podría contribuir a la concienciación ciudadana en estos temas e, incluso, a la creación de cooperativas locales especializadas.

En breve, comenzaremos a ver en el distrito contenedores para la separación de la materia orgánica. Pero hay que recordar que, aunque  ahora hay más vecinas y vecinos que separan y depositan los residuos en sus contenedores respectivos, continúan siendo una necesidad las campañas de información y sensibilización, pues muchas personas aún no practican la separación domiciliaria de residuos.

Y, en la línea de lo que hemos venido practicando, seguiremos promoviendo la constitución de grupos de consumo ecológico y responsable.